Conclusiones

Creemos que esta experiencia ha sido muy positiva tanto para los niños/as como para las maestras, pues nos ha permitido no sólo adquirir unos conocimientos en torno a la hormiga sino también desarrollar en los niños actitudes de respeto hacia los animales de su entorno próximo a partir de la hormiga.

Igualmente, ha sido un elemento motivador y de apoyo en el aula que nos ha permitido trabajar los conceptos de las distintas áreas curriculares de forma más amena y lúdica.
Al resultar tan atractiva para los niños/as nuestra intención es continuar con esta experiencia e intentar observar las reacciones de las hormigas en otras épocas del año:

  • El vuelo nupcial en otoño, permitiéndonos así conocer con mayor facilidad al zángano, sus características, diferencias con el resto de las hormigas, su labor dentro del hormiguero, su relación con la reina,…
  • El comportamiento de las hormigas en los inicios del verano, prestando especial atención a su actividad, los motivos que las llevan a variar su actividad,...
  • Crear otro tipo de hormigueros partiendo de los conocimientos que hemos ido acumulando y que nos faciliten una observación más directa
  • Experimentar sobre la actividad de las hormigas variándolas el tipo de iluminación, modificándoles la alimentación, incorporándolas otros animales dentro del hormiguero,...

El campo de experimentación que hemos encontrado ha sido muy amplio y podríamos extrapolarlo a múltiples conocimientos importantísimos en educación infantil como la prelectura y prescritura, la psicomotricidad, la dramatización, las formas geométricas,...

De ahí que esta experiencia esté solamente comenzando.